Peligrosa Horizontal - Lorena garcía

100 páginas, 2014.

Comprar Libro

La poesía de Lorena García narra el dolor y la locura, producto de un atávico cataclismo e invoca un antiguo amor, que torna el presente un puro “cuerpo desarmado, desamado”. En la estela de la poesía maldita del fin del siglo XIX y del eros experimentado por grandes poetas rioplatenses como Delmira Agustini, Alejandra Pizarnik y Marosa di Giorgio, la escritura de Lorena García hace de lo frágil y lo inestable una forma de estar en el mundo. La experiencia de los días se configura en un imaginario que contiene látigos y espacios “impensables”, lápidas y tatuajes sangrientos, muñecas rotas y enormes tumores. Estos poemas se esfuerzan por hacer surgir un “grito” ahogado que, finalmente, se enuncia, sin precaución ni cautela. Una subjetividad escindida (“somos dos desde chiquita/ ella y YO”) recoge en la superficie del cuerpo los restos de un naufragio, pero también los “hilitos dorados” de un discurso que, a pesar de todo, proporciona oxígeno y otorga una nueva oportunidad. Lorena García transita los caminos de la vigilia y el sueño (“mi otro yo duerme”) en busca de nombrar algo primitivo, inasible y tremendo, que su piel y su voz quebrada escriben invisiblemente, casi sin cesar.

Carlos Battilana

*

Dos días muerta
pinchan mis dedos para saber
si estoy viva
la respiración se acumula en una sábana
quieta e inerte
dos días
mi cuerpo detenido
(dos)   (dos)
detenido.

*

Soy peligrosa de manera horizontal

Quiebro

la columna no puede sostenerme
vértebras atadas con hilitos dorados
se amontonan sobre la piel
otra piel vuelve
mis sombras se visten de azul
para verte nacer

en el útero
un laberinto cubierto de alfileres te nombra
y lo que fue
figura llena de líneas
sin puntos
se hunde
dándole lugar a la muerte.

Lorena garcía