Vidrio - Mauricio Dreiling

149 páginas, 2013.

Comprar Libro

Vidrio no es un libro transparente. No es un libro fácil. Al menos, no en el sentido Dreiling de la vida. Vidrio nos mira leer, nos mira soñar, nos mira como individuos, sujetos, amantes, como sociedad, como niños. La apelación inicial que vaticina un cataclis- mo (“Eh, vos./ Sí, vos./ ¿Qué hacés?/ .../ El sol explota/ y seguís mirando televisión/ como si hubiera mañana.”), es constante. Vidrio nos mira y se analiza con catalejos, con gemelos, desde un prisma o microscopio y con lupa. Se observan distintos mundos, y a medida que se acercan al centro del ojo, al fondo de la mirada, se vuelven más personales. Menos palabras, menos poemas, y más cosas dichas.

Como dice en “Traslúcido” –esa yapa o cierre cuasi teatral, cuasi esquizoide– parafraseando a Clarice Lispector, escribir es horrible. Pero Mauricio Dreiling lo vuelve una experiencia única para activar los sentidos y despertar. Vidrio fue escrito pisando las baldosas con cara de Borges y bajo un techo lleno de estrellas.

Virginia Janza

*